Un bonito Zarak aparece en nuestras vidas

por | Mar 14, 2022

Comparte en tus redes sociales

En la pasada noche del sábado al domingo, sobre las 3:30 de la madrugada, recibíamos desde una pequeña Haras francesa la ya tan deseada noticia del alumbramiento del cuarto producto de nuestra yegua madre “High Brooklyn”. Con casi dos semanas de retraso sobre la fecha de parto prevista, lo bueno se hizo esperar hasta el final, y un bonito y gran macho alazán abría los ojos para ver a su madre por primera vez, y en apenas 20 minutos levantarse sobre sus cuatro extremidades para comenzar a mamar de ese energético calostro inicial tan necesario.

Nuestro primer «Zarak» ya está en nuestras vidas y, desde ese mismo momento una nueva ilusión comienza en el seno de la familia, donde un sinfín de nombres comienzan a girar en torno a su próximo bautismo.

Confiaban mucho los responsables de Aga Khan en su prometedor futuro como nuevo semental, y de igual forma, nosotros confiábamos también en ello. Fue nuestra decisión final en 2021 formalizar la unión de nuestra yegua con un semental que por aquel entonces mantenía oculto el valor de su primera descendencia en competición. Apenas un año más tarde, ya tenemos uno de esos primeros descendientes de nivel, y tras unos buenos números de su primera potrada en competición con cuatro black types, la revalorización de ese gran hijo de “Dubawi” ha subido muchos enteros en el mercado europeo. Los 5.000 euros de “fee” en 2021 se han convertido en 25.000 apenas un año más tarde, y aún considerando el esfuerzo económico por nuestra parte, este año ya el cupo de cubriciones se cerró apenas llegó el pasado otoño, sin posibilidad alguna de repetir ese bonito idilio para obtener un segundo producto. Su accesibilidad, si los buenos resultados siguen llegando este año, será tremendamente difícil para años venideros con un perfil de gran envergadura. donde estamos convencidos que, adicional a un posible nuevo incremento de precio en su etiqueta, habrá una minuciosa selección de yeguas.

Por nuestra parte, muy contentos con esa decisión premonitoria de hace un año que nos permite tener hoy un producto de gran valor y con el que seguro disfrutaremos mucho en competición si la fortuna nos acompaña desde este mismo momento. Madre e hijo permanecerán en tierras francesas durante al menos dos meses, tiempo suficiente para aprovechar su estancia para la siguiente cubrición por parte del nuevo semental llegado a Europa procedente de tierras americanas “Flintshire”. Un nuevo padrillo que recién estrena su etapa europea con una tarjeta de visita excelente. Cinco veces ganador de G1 y más de 10 millones de ganancias a lo largo de su extensa vida en competición bien debieran avalan su calidad transmisora. Posterior a su confirmación de preñez ambos regresaran a nuestra yeguada para seguir la evolución de gestación en la madre, y la evolución del pequeño “Zarak” en su primer año de vida hasta convertirse en futuro yearling.

Para terminar, agradecer a «Anthony» y todos los responsables de Haras de la Cocherè la dedicación y el cariño con el que han tratado a «High Brooklyn» durante estos casi dos meses de estancia en sus coquetas instalaciones.

Artículos relacionados

Kendaya, a medio cuerpo de tocar el cielo

Kendaya, a medio cuerpo de tocar el cielo

Un valioso bronce, que bien pudiera haber sido de plata, fue el metal que ayer se colgó “Kendaya” en el Gran Premio de primavera de velocidad, solo superado por el “Rey Prospector” y un “Speak in Colours” que valiente, también quiso ir a por la victoria. Al final, una...

CATEGORÍAS

PUBLICACIONES DE TWITTER

PUBLICACIONES DE INSTAGRAM