Actualidad

Super Trip nos regala un bonito viaje de Gran Premio

Pinterest LinkedIn Tumblr

En noviembre de 2008 iniciábamos nuestra andadura en el maravilloso mundo del turf sin, por aquel entonces, saber que esta nueva aventura cargada de una inicial ilusión desconfiada nos llegaría a cambiar tanto nuestra forma de entender la vida. Aquella decisión sin conocimiento de causa, más propia de una típica locura de la entrada en los cuarenta que de un cabal proyecto de futuro, se ha convertido trece años después en nuestra filosofía de vida, en el eje de nuestra esfera familiar, y en una ilusión permanente en el tiempo.

Trece años cargados de sensaciones difícilmente descriptibles con dos únicos objetivos: disfrutar cada día de nuestros caballos, y ganar algún día uno de esos Grandes Premios que tanto emocionan a propietarios, profesionales y afición.

Trece años después, como si el fatídico y funesto número quisiera también ponerse de nuestro lado, la recompensa del Gran Premio apareció una lluviosa pero preciosa mañana de otoño de la mano de “Super Trip”, y de todo un gran equipo que lidera Christian Delcher, que nos regaló junto a nuestro jockey Ignacio Melgarejo el Gran Critérium 2021. Una victoria incontestable que quedará en nuestra retina ante el mejor lote de los dos años de nuestro país a los que desclasó con descaro y que la erige como la mejor dos años de nuestro país. Hazaña que traspasó rápidamente fronteras y que, a última hora de la tarde, ya se hacía eco en los principales medios especializados de Francia.

Nuestra historia con “Super Trip” es demasiado corta para todo lo que nos ha regalado en apenas dos meses. Todo comenzaba en una calurosa mañana del pasado verano, cuando en un chiringuito de playa acompañado de una cerveza recibía la llamada de Christian para hablarme de una potra que apenas había debutado quinta, y que le gustaba mucho para ganar el Gran Critérium de este año. Corría su segunda carrera en un reclamar francés ese mismo día. Reunidos para comer en el mismo chiringuito de tierras gaditanas, toda la familia la vimos ganar como un cohete a través de un móvil. No había mucho más que hacer ni que decir, apostamos fuerte por ella y en dos días estaba en Madrid. Lo que ha hecho desde entonces no tiene mucho misterio, y todos hemos sido testigos de su enorme progresión. Segunda en su presentación apenas un mes después de su compra, primera en su siguiente salida, y la gloria en su tercera. Aquella apuesta de verano se convirtió en realidad, como si el bonito cuento del Gran Premio ya estuviera escrito.

Ganar el Gran Critérium supone para nosotros una más que merecida recompensa a la perseverancia, al enorme esfuerzo económico y mental durante muchos años. Quizás no sea uno de esos grandes premios clásicos por excelencia, pero es el que más ilusión produce por ser el primero en nuestro país que corona al mejor de la joven promesa de la generación de los dos años, y lo que ello puede derivar en su entrada a la bonita edad clásica. Por nuestra parte, vamos a soñar desde ya con esa edad clásica que bien pudiera estar cargada de éxitos, aun con el riesgo que supone haber ganado con tanto descaro. Y decimos esto porque ayer noche, según comenzaba a escribir esta crónica, ya recibíamos una primera oferta seria de compra desde Francia que en un primer momento hemos rechazado, pero que podría estar ya muy cerca de generar nuestras dudas. Casi todo en esta vida tiene un precio, y un caballo de carreras sin duda alguna está dentro de ese “todo”. Defenderemos nuestra posición hasta donde sea indefendible, o sencillamente insensata.

Pase lo que pase por el futuro de esta gran yegua que nos ha tocado disfrutar, vaya por delante nuestro más sincero agradecimiento a Christian Delcher, como principal participe del éxito, por la gran confianza que siempre tuvo en ella desde el principio, y que nos transmitió para optar a su rápida adquisición. Sin él y sin el equipo que trabaja diariamente, no hubiéramos vivido ayer uno de esos días que quedarán de por vida en nuestro recuerdo. Grande también nuestro jockey Ignacio Melgarejo que ayer conquistó su segundo Gran Premio del año, después de una primavera aciaga en lesiones, obteniendo un doblete de Gran Premio en la jornada. Tenía hambre de triunfo el joven sevillano y ayer disfrutó como un enano encima de «Super Trip» en una recta que seguro se le quedó muy corta.

Despedimos la crónica con mención especial también para el gladiador “Barbarigo” que casi estuvo a punto de sumarse a la fiesta del día. No sabe correr mal este más que honrado caballo, que parece decirnos en pista una y otra vez que le dejemos disfrutar un poco más de la competición. Hace poco más de dos meses ya tenía el box listo en la yeguada con su nombre grabado en plata, y ahora parece encontrar una segunda juventud de la mano del joven Román Martín que está encantado con él, y nosotros también con su persona. Una verdadera lástima ese segundo puesto a un cuello de la victoria después de remar valiente durante toda la carrera en la proa del barco. Gracias Román por tu gran trabajo, ilusión y confianza en este viejo que aún parece no querer retirarse y seguir dando batalla.

Para terminar, queremos agradecer públicamente todas las sinceras muestras de cariño y afecto recibidas ayer por parte de amigos, conocidos y también algún que otro desconocido que se volcó conmigo y mi familia reconociendo un Gran Premio que creemos nos merecíamos. Muchísimas gracias afición!!!

 

 

Escribe un comentario