Kendaya, a medio cuerpo de tocar el cielo

por | Jun 12, 2022

Comparte en tus redes sociales

Un valioso bronce, que bien pudiera haber sido de plata, fue el metal que ayer se colgó “Kendaya” en el Gran Premio de primavera de velocidad, solo superado por el “Rey Prospector” y un “Speak in Colours” que valiente, también quiso ir a por la victoria. Al final, una escasa cabeza nos separó del segundo, y solo medio cuerpo de diferencia con respecto al que nuevamente volvió a hacerse respetar a lo grande. A la hazaña de «Super Trip» en el fondo la semana pasada, se suma ahora «Kendaya» en la velocidad. Dos magníficas yeguas de alta calidad que suponen todo un orgullo tenerlas defendiendo nuestros colores. A otro nivel, «Oceanic Blue», nuestra tercera yegua en competición, sumó en su última salida hace apenas quince días un buen segundo puesto que deja a las tres yeguas de la cuadra en los diferentes escalones del pódium.

Un tercer puesto de «Kendaya» que para nosotros supone una gran recompensa al esfuerzo e ilusión del equipo, y a la enorme evolución de una yegua que, rápidamente, está asimilando su rol en la pura velocidad de nuestro país. Objetivo más que cumplido con ese tercer puesto, muy cerca de los mejores como son “Great Prospector” y “Speak in Colours”. Del primero, poco más que decir que lo que él mismo dice en la pista en cada salida. Todo un valor 46 con ocho victorias en su haber, que bien merecía este Gran Premio desde hace tiempo. Del segundo, mucho menos conocido, como recién llegado a nuestro turf desde principios de año. En las islas británicas alternaba carreras de Listed y Grupo hasta que cayó en las manos de Anaya para competir en pistas mucho más soleadas. A partir de ahí, dos cómodas victorias en Sevilla calentando neumáticos contra rivales de menor nivel, un par de tropiezos en Madrid con pista mojada, y este Gran Premio donde con neumáticos en temperatura y pista rápida, presentó sus poderosas credenciales. Mucho mérito el de los dos pupilos de Anaya con estos dos veteranos corajudos de siete años, curtidos en mil duras batallas. Pero, más merito tiene aún “Kendaya” que, con solo cuatro años recién cumplidos esta primavera, ha sido la única yegua del lote y única de su edad, capaz de hacerles frente con la mayor de los descaros, coraje y valentía.

La rápida carrera se desarrollaba para nosotros según lo previsto. Las órdenes eran claras, marcar a nuestra principal rival en pista “Kitty Marion” yendo a su grupa durante todo el tiempo que nos fuera posible. Así lo hizo Jaime desde el mismo golpe de cajones, no perdiendo su estela en ningún momento de los primeros hectómetros. Detrás de ella, ya después de “el paso”, pegado a los palos, Jaime se daba cuenta de que “Kitty” parecía ceder, y él tenía mucha yegua debajo. Decidió entonces salirse de su estela abriéndose por calle 3, pero se encontró tráfico pesado y a mucha velocidad, y no eran otros que los dos trenes de alta velocidad que venían desbocados. Viendo que por ese carril se complicaba la cosa, y ya habiendo dejado atrás a su referencia, decidió retornar al carril interior para medirse a los buenos en el poste de los 200, pero las décimas de segundo de ese “zig-zag” cien metros atrás, pasaron lógica penalización en el poste de meta en lucha cerrada.

En cualquier caso, lo de menos era ser segundo, tercero, o cuarto. Incluso con un quinto a solo medio cuerpo del rey de nuestra velocidad sería algo para festejar y exhibir orgullo. Desde hace tiempo, veíamos venir con enorme progresión a este pedazo de yegua, pero, personalmente, se me hacía difícil pensar que estuviéramos ya tan cerca de los mejores velocistas a mitad de sus cuatro años. Sin duda, el carrerón que se marcó ayer la buena de “Kendaya” es digno de considerar de cara a futuros compromisos que veremos a partir del otoño. Finaliza por tanto su programa primaveral con tres únicas salidas a pista. Un brillante segundo en su reaparición, un buen cuarto muy cerca de los mejores en el San Isidro, y un fastuoso tercero en la gran final. Segundo Gran Premio en el que participa, y en ambos ha estado cerca de tocar el cielo. Llega el momento de parada en box con merecido descanso y con la vista fijada en un otoño donde seguiremos viendo evolución, quizás con un posible paso por San Sebastián a final del verano para ir calentando neumáticos.

Mis más sinceras felicitaciones y agradecimientos a todo el equipo liderado por Christian Delcher que, en apenas un año bajo su preparación, ha evolucionado un auténtico formula1 con altas prestaciones para la alta competición. Enhorabuena!!!!

Artículos relacionados

La extinción de los «Blues»

La extinción de los «Blues»

Han pasado ya ocho largos años desde que aquel “Valiant Blue” fuera considerado el mejor velocista de nuestro país en 2014 por los grandes logros conseguidos en ese año ganando de manera consecutiva Chamartin, Habitancum, San Isidro, Urquijo y Soudzou. Todas esas...

CATEGORÍAS

PUBLICACIONES DE TWITTER

PUBLICACIONES DE INSTAGRAM