Actualidad

Desafortunados tropiezos de Kendaya y Barbarigo

Pinterest LinkedIn Tumblr

No hubo suerte en la nueva pareja de baile que protagonizaron Kendaya y Barbarigo en la festividad de San Isidro.

Kendaya” salía valiente ante el mejor lote de sprinters que tiene nuestro turf en el Premio San Isidro, pero un desafortunado tropezón en el poste de los 300, justo cuando iniciaba su cambio de ritmo que casi hizo caer a su montura, le privó de una mejor posición en el poste de meta. A partir de ese tropezón, Jaime no pudo más que acompañar la acción y sin pegar un solo palo llegar cerca de los remunerados de la prueba. Jaime nos comentaba al final de la prueba que la yegua venía muy fácil a las manos para luchar incluso la carrera, pero que ese incidente justo en el peor momento fue clave para quedarse sin opciones. De nuevo mala fortuna en un breve recorrido, la última saltando el paso perdiendo cuerpos y acción, y en esta nueva ocasión un perverso tropiezo que nos priva de haber podido luchar contra los grandes “flyers”.
En cualquier caso, nos quedamos con la mejor parte, y no es otra que tener esa buena referencia que nos sirve para confiar en su futuro en esta especialidad. Con esta nueva salida, estamos convencidos que, si la suerte nos acompaña, será nueva referencia de nuestras líneas rectas en muy poco tiempo. Está siendo muy duro el inicio del programa clásico para esta buena hija de “Free Eagle”, y esperamos por la preparación para concretar su próximo programa que imaginamos pasará por un merecido descanso.

El tropiezo de “Barbarigo” parece tener peor solución futura. Perfecto recorrido a las manos del joven Gentleman Alvaro Sainz en posiciones de vanguardia, siempre  viendo pista como le gusta por calle uno y enfilando la recta fantásticamente bien posicionado. Pero al perfecto recorrido de Alvaro, le falto el motor de “Barbarigo” que, aunque enfilo la recta con aires ganadores, muy pronto nos pudimos dar cuenta que su forma, después de esa infección pulmonar y falta de trabajos, estaba todavía mucho más baja de lo que en principio habíamos imaginado. Alvaro Sainz estuvo atento y bajo las manos ya en el poste de los 200 para evitar un sufrimiento innecesario. Poco más que decir…..

Con tristeza, poco a poco vemos en primera línea la retroevolución natural de un gran caballo de carreras, como así lo vivimos en su día con aquellos que tuvimos la fortuna de tener a nuestro lado (“Valiant Blue o Ranyán), que nos acompañaron casi hasta el final de su pequeña leyenda. Ley de vida que debemos asumir con un caballo con no demasiada edad para seguir en competición, pero con muchas duras batallas en su cuerpo desde los tempranos dos años que comenzó a competir. Esperaremos a la siguiente para confirmar que su problema respiratorio fue puntual y poder, al menos, seguir disfrutando de alguna victoria más en este último año antes de su despedida definitiva.

Escribe un comentario