Category

Actualidad

Category

Ayer, 3 de junio, pudimos volver a vivir la pasión por nuestro turf con el reinicio de la competición en el Hipódromo de San Sebastian. La jornada se desarrolló sin más incidentes que un acumulado retraso en cada prueba que, estamos seguros la Dirección de Hipodromoa, tomará acciones para corregir en próximas jornadas. En cuanto a los protocolos de seguridad sanitarios relacionados con la pandemia, que eran parte principal y esencial como primera competición en desarrollarse en nuestro país, queremos enviar nuestras más sinceras felicitaciones por el gran ejemplo que han transmitido, y que a buen seguro será también ejemplo a seguir para otras competiciones deportivas que poco a poco se pondrán en marcha. No teníamos ninguna duda que la experiencia del hipódromo más longevo en nuestro país estaría a la altura de las circunstancias, pero ser los primeros en salir a la palestra en una situación tan crítica conlleva algunos riesgos que en ningún caso se han visto afectados. Excelente la profesionalidad y responsabilidad demostrada con respecto a los protocolos de seguridad sanitarios de todos y cada uno de los comentaristas, jueces, mozos, profesionales, personal del hipódromo, cargos hípicos, veterinarios, etc… Zorionak eta Eskerrik Asko !!!

En lo que respecta a nuestra cuadra, ayer pudimos también reiniciar la competición con el regreso de “Barbarigo” después de casi 200 días de tensa y larga espera. La prueba de Hándicap referenciado en la última prueba del día quedó definida como la más atractiva del día por tener en su partant un buen ramillete de buenos caballos de valor en un hándicap puro donde la igualdad podría resultar un serio compromiso a la hora de pronosticar el ganador de la prueba.

Como anticipábamos en nuestra previa, viajamos a Lasarte con un caballo en la mejor forma posible para disputar la prueba después de un largo parón, y con el convencimiento que haría un buen papel en esta su reaparición con serias opciones a la victoria. La llamada de nuestro Jockey Borja Fayos el día anterior para confirmarnos su imposibilidad de viajar por una operación quirúrgica, fue sin duda una muy mala noticia y un jarro de agua fría que aceptamos con resignación. Contábamos con la mejor monta posible, y esta se desvaneció por causas de fuerza mayor. Desde aquí le enviamos públicamente nuestros mejores deseos para una pronta recuperación y poder contar con él para el próximo envite. Sin demasiadas opciones en un partant numeroso, apostamos por el joven portugués “Luis Fonseca” para conducir a “Barbarigo”. Las órdenes del “prepa” pasaban principalmente por estar muy atento en la salida por el cajón 1 y buscar posiciones de vanguardia.

Así lo hizo el joven jockey y, tras un golpe de cajones perfecto, pronto se vio liderando la prueba sin demasiado problema. En la recta de enfrente puso un alto ritmo selectivo. Quizás demasiado valiente durante la primera parte del recorrido donde, le hubiera venido muy bien recoger antes de la curva y tomar aire, pero “Fonseca” se vio confiado con mucho caballo debajo y apostó por meter 2/3 cuerpos de distancia a sus perseguidores para enfilar la recta definitiva con esa ventaja, como así lo hiciera en su anterior participación apenas una hora antes con “Marrero”, donde sorprendió de punta a punta para ganar la prueba. El problema es que la calidad de este lote, no era la misma que la anterior y la recta final se le hizo muy larga a caballo y jockey, y eterna para los que veíamos a través de TV. Tras varias miradas atrás, que denotaban desconfianza para lograr el éxito, fue poco a poco perdiendo fuelle para ser sobrepasado en los últimos 50 metros por un sorprendente “Granacci”, que ya había demostrado en Francia un buen valor 38,5 con dos victorias este mismo año, y el favorito de la prueba “Furioso”. Una lástima que no pudiéramos habernos aprovechado del descargo de 3 kilos de “Fonseca”, con el cual, visto lo visto, hubiéramos tenido asegurada la victoria, pero la sustitución de última hora no permitía este descargo natural.

En cualquier caso, buen tercero en la reaparición de “Barbarigo” contra buenos ejemplares milleros, que nos confirma su evolución para este año, después de un mal año anterior. Difícil programa el que se le queda en esta corta primavera-verano sin mucho donde elegir, pero trataremos de buscar nuevamente su opción para conseguir esa victoria que sin duda merece después de tanto tiempo.

Muy agradecidos a la preparación de Eduardo Buzón que, en apenas dos meses con el caballo en su patio y, prácticamente sin conocerlo, ha logrado una magnífica “performance” manteniendo una línea ascendente que ya intuíamos con la anterior preparación en este inicio de temporada, devolviéndonos parte de esa moral e ilusión perdida tanto para caballo como a nosotros como propietarios.