Category

Actualidad

Category

Muy poquitas veces vamos a tener la oportunidad que nos encontramos ayer para ganar nuestro primer Gran Premio. Ver a tu yegua ganadora a 300 metros en la prueba de mayor dotación del año, sentir el olor de la victoria en el poste de los 100, luchar hasta el último aliento, y pasar finalmente segundo por el espejo a una cabeza, es una dolorosa sensación que te deja tocado y que cuesta asumir tratando de aguantar lágrimas de impotencia. Posiblemente, una de nuestras más amargas derrotas vividas, que encajamos con resignación y lamento y,  por otro lado, con una dosis alta de orgullo.

Sabíamos que llegábamos tarde a la gran cita, pero nos costaba imaginar que podíamos estar tan cerca, y que finalmente se cerrarían las puertas del tren justo en nuestras narices por apenas décimas de segundo. Estar aquí supone una enorme recompensa al desmesurado y profesional trabajo que se ha hecho con la yegua por parte del mago Eduardo Buzón que, junto a su equipo, hiló muy fino paños de seda durante todo el año. Poca gente sabe que “Kendaya” a finales del mes de marzo pasaba por quirófano para extraer un chip de su menudillo anterior. Ya entrado el verano, aún continuaba con trabajos livianos, y con apenas dos meses de trabajos algo más profundos durante la época estival, salíamos a debutar con una forma mínima que suplíamos con la calidad que ya había demostrado la yegua en sus primeros canters de invierno. Llegados hasta aquí, había que intentarlo hasta el final y el quipo asumió el riesgo y cogió el testigo para llevarla en volandas a contrarreloj. En el último sprint, la yegua puso todo de su parte para seguir ascendiendo y, aunque no llegábamos con los 10 puntos de forma para disputar todo un Gran Premio, teníamos una tremenda ilusión de tomar parte en el partant de esta gran prueba del año.

Aquel debut hace apenas un mes le sentó fantásticamente bien y ayudó a la preparación a ahorrarse trabajos en el corto tiempo que quedaba. Después de un largo y agónico sprint final, lo habíamos conseguido, pero también sabíamos que había que recortar muchos cuerpos para estar entre esos cinco primeros que nos marcamos como objetivo. Más allá del segundo puesto final, nos quedamos con las buenas sensaciones de futuro en este nuevo ejemplar que recién acaba de irrumpir para defender nuestros colores, y el soberbio trabajo de nuestro preparador que nos ha demostrado una vez más una profesionalidad innata, propia de un enorme entrenador de caballos de carreras.

Fantástica también la labor de nuestro jockey Borja Fayos en el equipo de cuadra y posterior en carrera. Supo colocarse en posiciones de vanguardia tras una salida mejorable, empujando en los primeros metros como si fueran los últimos, y buscar el más recóndito hueco en el poste de los 300 para sacar a la yegua e irse confiado a por la victoria. Su enorme cabreo al bajarse de la yegua delata profesionalidad y carácter ganador, atributos estos que permanecerán intactos para pruebas venideras en las que seguro tendrá la fortuna de cara.

Al final, bonita carrera y precioso final para una fantástica pareja de baile como la que pudimos ver ayer con Danko y Kendaya en el GP de la Subasta Acpsie.  Nuestras sinceras felicitaciones a la cuadra Bernardo y todo el equipo de “Danko”, que ha vuelto a demostrar buenas mimbres para hacer un gran cesto donde guardar todos los trofeos que en su mano estarán en el futuro. El remate final que se marca cuando ya “Kendaya” tenía la carrera en el bolsillo, es propio de un caballo de calidad con mucha mejora a tres años y sobre mayor distancia.

Por lo que respecta a los otros dos grandes acontecimientos del “Día de los Campeones”, destacar la gran victoria de “Fintas” en el GP Ruban, donde volvió a demostrar que definitivamente ha cogido el testigo de los grandes “flyers” de nuestro circuito. En cuanto a la otra gran prueba por excelencia, siempre marcada en nuestro calendario, una fantástica “Tarantela” dio un puñetazo en la mesa para hacerse con el “Memorial”. Personalmente, me alegro mucho por la cuadra AGF y por su propietario Antonio García Ferrer que merecía un Gran premio de esta talla como recompensa al enorme esfuerzo que, año tras año hace en beneficio de nuestro turf.

Fantástica jornada digna de un turf que necesita arrancar definitivamente y donde comenzamos a ver gemelas de nivel con buenas líneas internacionales como la “Australia-Free Eagle” del GP Subasta, la “Lope de Vega-Elzaam” en el Ruban, o la “Camelot-Frankel” del Memorial.

Enhorabuena para todos y a seguir….