Ya teníamos la mosca detrás de la oreja desde hace tiempo y, aunque la ilusión mueve montañas, el tiempo al final dicta sentencia. Desgraciadamente, en el día de hoy, hemos decidido retirar de competición a nuestro tres años “American Blue”. Este bonito alazán, hijo de “Manduro”, que apostamos por él en la subasta Acpsie 2017 no terminaba de carburar, aún con todo el tiempo que le dimos de margen desde que entrara en competición a las órdenes de Juan Luis Maroto hace más de un año. Apenas pudo demostrarnos nada a dos años donde estuvo siempre muy lejos de debutar, y tras muchos problemas menores (castración, problemas de cascos, contusiones, etc…) dejamos pasar el invierno para tratar de sacar algo en claro de él en su edad clásica. Apenas dos meses de trabajo sin progresión alguna, y con la temporada de primavera echándose encima, la desesperación del «prepa» se hacía notar y, decidimos hacerle una prueba de garganta para ver si su muy apreciable fatiga después de cada trabajo provenía de aquí. Tras una endoscopia, el equipo veterinario nos confirmaba que era del todo necesario pasar por quirófano para eliminar un pequeño pliegue en la garganta, debido seguramente a una afectación genética que dificultaba el flujo de aire, y que por ende, le impediría competir dignamente.

El porcentaje de éxito en este tipo de operación tan delicada es considerablemente bajo y, siendo un potro sin contrastar, y que aparte ha padecido también de un problema complejo en uno de sus cascos, optamos por la siempre triste decisión de retirarle de la alta competición sin tan siquiera haber podido verlo vestido con mantilla. Mañana saldrá definitivamente del hipódromo con destino a nuestra yeguada donde buscaremos una primera opción de venta para cualquier interesado que quisiera correr ese riesgo quirúrgico, y si esta no se concretara, trataríamos de disfrutar con él en otras disciplinas hípicas alejadas de la pura competición.

Terminó para nosotros el sueño del bonito alazán “americano” de la cuadra, y ni tan siquiera hemos podido vivir esa bonita sensación del debut que esperábamos desde hace tiempo. Hoy de nuevo, vivimos ese amargo sabor de la desdicha y la mala fortuna, pero como en otras tantas ocasiones anteriores, nos toca tragar saliva, respirar hondo y buscar nuevas ilusiones.
Para terminar, queremos agradecer todos los mensajes de ánimo y apoyo recibidos desde las distintas redes sociales, que sin duda nos ayudan a digerir esta amarga aflicción. De igual forma, queremos también transmitir públicamente nuestros ánimos a nuestro preparador Juan Luis Maroto, que desde este mismo momento tiene nuestra expresa autorización para buscar un nuevo “Blue” que nos renueve a ambas partes esas ilusiones de futuro.