Ranyán se despide hasta el próximo año …..

Anticipábamos en la previa que las claves para las posibilidades de “Ranyán” serían tener una pista cómoda y un buen recorrido y, lamentablemente ninguna de las dos circunstancias se dieron cita en el Hándicap referenciado del premio “Victoria Eugenia” disputado en el día de ayer.
Ya pudimos confirmar en la primera del día que la pista, desgraciadamente para el “viejo”,  no estaba en el mejor estado para su condición con un terreno firme debido a la falta de lluvias en un otoño atípico.  Aun así, confiábamos, al menos, estar en lucha, pero adicional a esto, un recorrido a contra-estilo y un pequeño corte en un pie durante el recorrido, terminaron por condenar todas las opciones.

El golpe de cajones no fue lo brillante que esperábamos y, ya a la salida de la primera curva, yendo muy retrasado con respecto a la cabeza de carrera, las opciones se comenzaban a alejar. El bueno de Urbina trató de corregir la situación al comienzo de la última curva tratando de posicionarse con los de cabeza por carril exterior, y llegar a posiciones de vanguardia a la entrada de la recta para comenzar a luchar el sprint final en abanico, pero el desgaste de ese esfuerzo hizo demasiada mella en el honrado “Ranyán” y en el poste de los 300, jockey y caballo bajaron definitivamente las manos ante la imposibilidad de lucha. Para nada estamos acostumbrados a ver a nuestro “ojito derecho” tirar tan pronto la toalla y entrar último en el poste de meta, pero hay que aceptarlo aunque nos duela en el alma.

Ha sido un duro octavo año de competición donde el “viejo” ha vuelto a demostrar su coraje y valía con una temporada más que decente con tres victorias y un segundo y, aunque no han sido muchas sus salidas a pista y sus lesiones pasadas le han respetado, creemos que mentalmente está ya muy saturado de competición con una de las más largas temporadas en continuo que ha tenido en su vida desde que retomara la competición el pasado año. Ante un resto de programa de otoño sin demasiadas opciones, esta misma mañana hemos hablado con el “prepa” para informarle de nuestro deseo de darle un pequeño y merecido descanso alejado de las pistas, que seguro le vendrá mentalmente muy bien de cara a la próxima, y esta vez sí, última temporada en competición. Este próximo miércoles saldrá del hipódromo con destino a nuestra yeguada para pasar un placentero mes de vacaciones en el prado y devolverlo a competición en el próximo mes de diciembre donde comenzará a preparar con tiempo su próxima temporada de primavera que, esperemos en esta ocasión, venga acompañada con muchas más lluvias que la pasada.

La tristeza de la mala carrera de “Ranyán” se enjuaga un poco con la ilusión de tener de vuelta a nuestro tres años “Parisien Blue”, que el pasado sábado se reencontró nuevamente con su casa en el Hipódromo de la Zarzuela bajo las ordenes de nuestro preparador. Han sido seis largos meses de recuperación en las playas de Laredo para tratar de dejar atrás una grave lesión de ligamentos que se produjera a comienzos de su edad clásica. Primero de todo, queríamos agradecer públicamente el gran  trabajo y dedicación de Alberto Remolina y todo su equipo en esta larga convalecencia. El caballo viene ya muy trabajado en trabajos de trote con muy buen aspecto físico y, aunque aún queda una última etapa crucial para seguir su progresión, por nuestra parte hemos hecho todo lo posible para que podamos verle competir a su máximo nivel el próximo año. Confiamos que ese esfuerzo por parte de todos tenga finalmente esa merecida recompensa.

Los comentarios están cerrados.