“Karlsburg” Ganador del Gran Premio Duque de Alburquerque 2018″

“Ranyán” finalizó en el día de ayer su temporada de primavera de Madrid con un bronce que sabe a lo que sabe ese frío metal rojizo para los grandes campeones. Ayer, el viejo gladiador buscaba la docena de victorias que finalmente no pudo luchar por una extraña gestión de carrera y recorrido muy a  contra-estilo de su condición. Hacía tiempo que, como propietario, no me sentía tan  decepcionado después de una carrera, pero de vez en cuando, algo no carbura, los astros se desalinean, la suerte te es esquiva, y todo se convierte en un cúmulo de desaciertos que provocan una inmerecida decepción final.

Al viejo “Ranyán” se le conoce como ese caballo de corazón y coraje que le gusta competir siempre en posiciones de vanguardia, lejos de esos caballos sigilosos y precavidos, y muy cerquita de esos valientes punteros para que estos sientan su aliento en su grupa y vuelvan sus orejas para atrás. Le gusta ver pista delante sin obstáculo alguno que le interfiera, le gusta la tranquilidad de galopar libre y cómodo, no quiere líos, ni golpes, ni cambios bruscos de dirección, ya ha vivido esas situaciones durante muchos, muchos años y, como viejo, solo busca el placentero “feeling” del galope al competir. No quiere verse involucrado en conflictos, luchas infantiles lejos del poste de meta, ni tampoco que le tosan a su alrededor. Hace tiempo que está de vuelta de eso y se ha ganado ese respeto. Simplemente, es Ranyán.

Ayer, las circunstancias del recorrido hicieron hacerle al “viejo” pasar por una situación, que nosotros desde la grada, ya vimos en la primera curva sería todo lo contrario a su condición, y muy pronto le vimos sufrir, y por ende, nosotros con él. Posiblemente fundadas dudas en las órdenes por una carrera – a priori rápida – y con demasiada lucha inicial en punta, hicieron a su fiel escudero “Fayos” ser demasiado conservador en el primer paso por meta, y ya, a la salida de la primera curva se vio, casi sin querer, inmerso en mitad de un lote demasiado aguerrido, encerrado por carriles interiores y sin posibilidad de salida clara. En esa lucha de imberbes y belicosos soldados, el general se vio involucrado en golpes y estériles combates por posición que minaron muy pronto su opción a la lucha final. Aun así, pudo tirar de galones y recuperar posiciones en la última curva para tratar de unirse todo lo posible a los de arriba, pero los dos punteros ya estaban muy lejos. El continuo y colosal empuje de “Fayos” durante gran parte de la curva y la larga recta definitiva, junto con el enorme corazón del caballo, hicieron recortar cuerpos y pasar titánicamente por en medio de “Garmar” y “Queenwhity” en el poste de los 200 para buscar esa mínima recompensa del bronce. Al final, hay siempre que extraer lo positivo de cada carrera, y en esta ocasión, esa parte positiva es que, sin esa posibilidad de luchar la victoria, volvió a cumplir como un gladiador ganando su envite por la tercera plaza. La victoria, para una yegua que se convertirá en breve, si no lo ha hecho ya, en otra referente de nuestro turf. Nos alegramos mucho por nuestros amigos de “El Retorno” que apostaron por una clasuda “Crumblecreek” traída desde UK para comenzar una nueva andadura en España donde auguramos grandes éxitos. Ojalá no encontréis nunca  donde están las goteras de esta yegua, sinceramente creo que no tiene, lo que tiene es mucha clase, y mucho futuro. Enhorabuena Manuel y Narciso, vuestro querido padre estaría muy orgulloso de vuestra gestión en este “retorno” con estos bonitos colores.

“Ranyán” finaliza su última temporada de primavera en Madrid. Dos salidas a pista con resultado de un oro y un bronce, son más que merecidos premios a la gestión de un enorme caballo por parte de nuestra preparación y por qué no decirlo, también por nuestra parte como propietarios. La pista madrileña solo puede ir a peor para su condición, y el programa inicial de primavera se ha cumplido según lo previsto con estas dos únicas salidas que teníamos pronosticadas. Hoy, obligado descanso en el box, y mañana, corto viaje a nuestra yeguada para recibir su merecida recompensa y descanso en los verdes y frescos prados de primavera. Despejará mente, recuperará glóbulos y sobre todo, disfrutará de otras pequeñas vacaciones para volver a entrenamiento en breve y preparar su última temporada estival en San Sebastián donde tenemos previstas dos carreras de condición entre julio y agosto para culminar, si todo va en orden, con el Gran Premio de San Sebastián como objetivo principal y colofón a su honrada y dilatada vida en competición en la última prueba del verano donostiarra en septiembre. Este es el secreto a voces de que un enorme caballo de nueve años siga con la fortaleza de un potro.

Con respecto a la jornada, no podemos finalizar nuestra crónica sin una mención al gran protagonista de la jornada. Ha nacido ante los ojos de la afición un enorme ejemplar al que le auguramos un impresionante futuro. “Karlsburg”, propiedad de la longeva y siempre reconocida cuadra “Habit” hizo ayer los méritos de un caballo que será el presente y futuro referente de nuestro turf. Nuestro reconocimiento nos hace homenajearlo en foto de portada de nuestra crónica, por encima incluso de nuestro gladiador.
Qué manera de “desclasar” con un soberbio cambio de ritmo final – como marcan esos caballos de clase – a enormes rivales en todo un Gran Premio. Si bien es cierto que tanto tiempo sin correr y reaparecer en un gran premio de entidad no nos daba la suficiente confianza, no podemos de otra forma que reconocer aún con más mérito esta hazaña digna de elogio y alabanza y tragarnos nuestros “pronos”. Enhorabuena a toda esa gran “Familia Fierro” que bien merecía encontrar un nuevo símbolo a sus colores como así lo hiciera el maravilloso “Celtic Rock” en tiempos no muy lejanos, y reconocer el enorme mérito de un joven preparador de escuela como “Carlos Fernandez” que con suma paciencia y cabeza fría ha tenido la osadía y confianza de conservar al caballo durante más de cinco meses sin competir para alzarse con todo un “Duque de Alburquerque”. Sencillamente, magistral!!!!