Tras una malograda y amarga temporada de primavera y verano, donde nuestros efectivos no lograron más que una victoria y dos colocaciones menores, no queda otra que buscar recompensas a nuestra aciaga crisis en la temporada de otoño como último objetivo del año para tratar de mejorar lo que hasta la fecha podría ser el peor año de nuestra historia en cuanto a resultados se refiere.

Cinco serán los mismos efectivos que tratarán de buscar la cara de la moneda en esta temporada otoñal en el recinto del Hipódromo de la Zarzuela de Madrid, cuya trayectoria en esta primera parte del año, y sus objetivos en esta nueva temporada que en breve comienza repasamos a continuación.

BARBARIGO seguirá siendo, hasta que otro tome el relevo, el adalid de nuestra cuadra. Este hijo de “Canford Cliffs” parece ha ofrecido durante el año un bajón de valor considerable con respecto a cómo concluyó el ejercicio pasado en un rating 42,5 y como firme candidato a estar presente en grandes premios milleros en este año. Comenzó bien sus cinco años con victoria en su reentré en el premio “Caporal” a comienzos de temporada. Parecía que iba a seguir por la misma línea de crecimiento y apostamos por él para medir sus salidas a pista con la firme intención de estar presente en los dos grandes acontecimientos milleros de la primera mitad del año (Carudel y Gobierno Vasco). Confirmamos su previa al «Carudel» en el «Covarrubias», pero la mala fortuna de salir desherrado de aquella cita, lejos de causarnos desconfianza, lo achacamos al infortunio de un simple recorrido que habría que dejar en el olvido. Sin dudas hasta la fecha, volvimos con él en el GP Carudel, cita marcada en negrita en nuestro programa primaveral, el caballo estaba listo para el primer gran envite, pero defraudó por completo y comenzaron a sonar esos tambores de incertidumbre que suelen acompasar a la mala racha de un caballo en competición. Aflorando ya las primeras dudas, continuamos con él con vistas a la temporada donostiarra y su segunda gran cita del Gobierno Vasco, pero según se iban acercando los días, reseteamos nuestro programa y decidimos buscar nuestra mejor opción en la consolatoria a ese Gran Premio para tratar de sentir el orgullo de pasar nuevamente por ganadores y afrontar nuevos retos en otoño. El resultado no fue tampoco el esperado y un tercer puesto agridulce minó un poco más nuestra confianza, y la incertidumbre irremediablemente acecha el otoño. Es evidente que el caballo no está para afrontar esos retos mayores y por ello, en este otoño. Trataremos de bajar el listón hasta buscar la carrera donde pueda volver a pasar por las mieles del triunfo. Posiblemente, preparatoria al Hispanidad y algún hándicap referenciado serán su principal objetivo, aunque con solamente cuatro carreras disputadas en el año nos dan esa buena opción de poder afrontar un otoño algo más movido en cuanto a actuaciones se refiere.

POWERFUL SOLE ha sido nuestra última apuesta este año y esperamos mucho de él en este otoño y años venideros. El “flyer” que echábamos de menos en la cuadra después de que nos dejara “Valiant Blue”, debe y puede volvernos a dar grandes alegrías en un futuro. Su debut en España fue realmente bueno sobre 1.500 metros en la preparatoria clásica al Carudel con un ilusionante cuarto puesto ante potros de entidad, y sobre una distancia algo larga para él. Pero su primera excursión a «Lasarte» este pasado verano con casi todo a su favor, le deparó contagiarse de la mala fortuna de la cuadra, y una nueva pérdida de herraje durante el recorrido le privó de mejor resultado. Carrera por tanto que catalogamos como inexacta a la espera de su próxima salida a pista en el premio “Soudzou”, en la tercera jornada de otoño de Madrid, donde muy previsiblemente se medirá a los grandes “sprinters” de nuestro turf. A partir de ahí, trataremos de conformar su programa de otoño como mejor vea la preparación, pero siempre en franjas de distancias de velocidad.

DANUBIAN BLUE ha sido sin duda la nuestra gran decepción del año. Después de un debut soñado y convertido en realidad, sus actuaciones han ido a peor hasta llegar a un valor 28 y situarse como una yegua de segunda parte de hándicap. Comenzó la primavera con una nefasta carrera en el “Savater”, era el preludio de que la Poule podría ser un punto de inflexión negativo, como así fue. A partir de ahí, muchas dudas con ella, cambio de distancias, tácticas, montas, superficie, hipódromos, etc… para finalizar corriendo en una segunda parte en la nocturnas de Madrid sin nada que ofrecer y solamente confirmando que la yegua necesitaba parar y ser reseteada. Sin ninguna opción de venta en firme, decidimos darle un descanso en nuestra yeguada y tras pasar 25 días retornar de nuevo a competición y aprovechar para cambiar también la preparación. El cambio de preparación no suele llevar consigo un cambio drástico de resultados, pero llegados a este punto, es el último recurso antes de que definitivamente abandone la competición con más pena que gloria. A día de hoy, seguimos confiando en aquella yegua que batió en su debut a buenos potros como Liberri, El Guanche o Axioco, y este hecho es el único que nos da todavía esperanzas de que en algún momento puede resetear su cabeza y volver a ofrecer su mejor valor. Con la nueva preparación de Alvaro Soto, comenzaremos con un par de salidas en hándicaps donde está muy bien situada, y trataremos de buscar su mejor opción para ver si la podemos rescatar de un abismo ya demasiado profundo.

WE KNOW ha sido otra decepción que hemos sufrido durante el año, aunque en esta ocasión debido a problemas físicos que afloraron demasiado tarde. Una pequeña lesión vertebral oculta supuso un verdadero quebradero de cabeza para nosotros y también para la preparación. Caballo que adquirimos desde Uk con valor 41 para abordar grandes retos de distancia y que, en apenas tres carreras, sucumbió sin dar señales de su problema. Ha pasado todo el verano en Lasarte acompañando al equipo de Cerqueira al mismo tiempo que ha sido tratado para intentar dar solución a ese problema de salud. Muchas dudas nos deparan para este hijo de “Teófilo”, y solo el otoño nos dará respuesta a esas dudas fundadas. Confiemos que su problema vaya en mejoría paulatina y que pueda tener ya un primer apunte en la segunda jornada de otoño donde un hándicap sobre 2.300 metros que será previsiblemente su primera puesta a punto, si finalmente llega en condiciones mínimas para competir. A partir de ahí, trataremos de conformar un programa a su medida durante otoño y ver si podemos contar con él también para próximas campañas.

HIGHROCK BLUE es la primera hija de nuestra yegua madre “High Brooklyn” y solo por ello es nuestra debilidad como criadores y propietarios. Aunque lleva desde febrero bajo la preparación de JC. Cerqueira, aún no ha llegado el momento del debut y parece que el atrasado origen materno podría provocar que pase el año en blanco. En cualquier caso, la potra exuda genes de mucha calidad por parte de su madre y solamente es cuestión de tiempo que podamos ver ese esperado debut. Estaremos muy pendientes de su evolución en otoño para ver si es posible poder disfrutar de su carrera en competición a final de temporada, o esperar hasta el próximo año.

Buscamos por tanto recompensas a una primera parte del año complicado, e inmersos en un ciclo negativo de resultados que, tarde o temprano debería cambiar. Existe evidentemente una incertidumbre basada en los resultados, pero estamos convencidos que nuestros profesionales lograrán finalmente cambiar el rumbo, y maquillar la situación de un año cargado de infortunios.