Desgraciadamente no hay mucho que comentar en otro día gris de los nuestros, por lo que seremos esta vez muy breves en la crónica de la post-carrera.

“Powerful Sole” con tan solo tres años había sido muy bien valorado por los handicappers, y ya anticipábamos en la previa que cinco cuerpos de desventaja sobre “Virrey” sería un condicionante difícil de franquear pero, aun así, confiábamos en los buenos argumentos de los responsables que arbitran estas desventajas del turf.  Un solo kilo nos faltó para luchar ese segundo puesto, y no nos referimos a un kilo más de valor del caballo, que creemos no tiene, sino a un kilo menos en una asignación que ya creíamos de antemano no se había ganado en pista con ese valor 39. Dicho esto, lo que hubiera sido imposible es haber optado a la victoria asumiendo los cinco que regalábamos al ganador “Virrey” que demostró una vez más ser mucho mejor caballo de lo que ayer marcaba con ese valor 34 después de desclasar a un lote en su última con el top de la escala, y de su muy apreciable ascenso desde verano. No es de recibo que en una prueba de Gran hándicap puro y de entidad, un tres años meta 4 cuerpos en el poste de meta a buenos viejos contrastados sin apenas despeinarse, y con una cotización en taquilla tan a la baja. Prueba esta que delata que muchos aficionados sabían de su buena opción, y cuyo resultado final dejó en evidencia a esos mismos handicappers que, de alguna forma, no han sabido ver una evidente progresión de un caballo. En cualquier caso, vaya por delante nuestra más sincera enhorabuena a la Cuadra Rocio y equipo de Arizcorreta por esa nueva victoria consecutiva, y nos emplazamos a luchar en un futuro en mejores condiciones de igualdad.

Poco que decir de “Barbarigo” en el Gran hándicap Infanta Isabel. Confiábamos en que sus problemas físicos hubieran quedado del todo resueltos, pero desafortunadamente volvimos a ver a un caballo plano en el momento decisivo, aun con su mejora física aparente que bien pudimos constatar en el paddock. Mejor recorrido no pudo tener con una buena salida de cajones y una posición en vanguardia sin desgaste y al acecho de los punteros. A 400 metros encarando la recta y bien posicionado, creíamos que volveríamos a verlo luchar en el poste de meta, pero volvió a ceder sin problema ni excusa aparente. Será difícil volver a retomar valores de antaño y debemos cambiar el «chip» para afrontar humildemente que quizás esos tiempos pasados de caballo de Gran Premio muy difícilmente volverán en el futuro. De momento, tomará un descanso en la yeguada para afrontar con otras miras el próximo año, y solo él decidirá su futuro en competición. Por lo que a nosotros respecta, se ha ganado con creces nuestro cariño de por vida y tiene asegurado su futuro en la yeguada al lado de esos caballos que, de igual forma, se han ganado en pista nuestro cariño y admiración.