Cumpliendo sin fisuras con su particular programa de verano, el eterno “Ranyán” disputará este próximo sábado en el Hipódromo donostiarra de Lasarte su primer, y posiblemente su último Gran Premio de San Sebastián. Desde comienzos de año, teníamos señalado en “negrita” este día en el calendario, para cumplir nuestro sueño de ver disputar este Gran Premio de distancia a uno de los caballos que más merecen estar en esa gran cita. “Ranyán” llega bien entrado sus nueve años, pero con la gran forma y fortaleza mental que ha venido demostrando en esta última etapa de su vida en competición, y con la confianza que ofrece haber estado en el trío en todas las actuaciones disputadas en ese legendario hipódromo desde que en verano de 2012 debutara siendo un potrillo.
Hasta el último momento estuvimos dudando sobre su “partant” definitivo a causa de las pocas previsiones de lluvia que durante la semana se esperan, y que sin duda, el viejo necesita para encontrar la pista, al menos con una valoración de 3.5. Hablamos con monta y “prepa” apenas diez minutos antes de que se cerraran los “forfaits” y, finalmente nuestra decisión fue arriesgar y confiar en esas previsiones de agua con vistas al sábado, confiando la espiritual suerte a “Tiáloc”, como Dios Azteca de la lluvia….. En un Gran Premio como este y ante enormes caballos de valor como “Hipodamo de Mileto” o “Tuvalu” que han mantenido su partant, sus opciones a la lucha pasan ineludiblemente por una pista, al menos suave, que le permita recorrer los largos 2.800 metros de la prueba con comodidad y confianza. Si el terreno está finalmente a favor, por supuesto pondremos cara la victoria de estos dos grandes de nuestro turf y aprovecharemos esos dos kilos de plomo que tenemos a favor. Si por el contrario, las lluvias no hacen presencia durante toda la semana y el terreno pudiera ser un verdadero suplicio para “Ranyán”, nos reservaremos nuestro derecho de retirar al caballo del partant cumpliendo estrictamente con la sanción económica dispuesta a tal efecto. Por encima de normas e infracciones, debe prevalecer siempre el respeto por un caballo.

Para nosotros no hay otra gemela más confiable que la mencionada anteriormente, pero dicho esto, no sería la primera vez que en un Gran Premio los grandes favoritos se llevan un disgusto. “Hipodamo”, si ofrece mínimamente su valor actual 45 no habrá opción a que nadie le pueda arrebatar una clara y previsible victoria, pero cada décima de pista blanda que se incremente durante la semana, será una opción menos para él y una opción más a sumar para nosotros. Cumplió en la pasada “Copa de Oro” por detrás de un inesperado “Cnitch” que les robo la tostada a todos en un valiente y decidido recorrido. Anteriormente, disputó hasta el último tranco todo un “GPM” en dura lucha con un inconmensurable “Zascandil”. El otro gran favorito de la prueba, “Tuvalu”, se le espera aún con la confianza que merece para recuperar su mejor valor del pasado año, y después de una incómoda “Copa de Oro” donde solo pudo ser sexto, y un “Gran Premio de Madrid” donde tampoco estuvo fino, llega para resarcirse en esta con mucho más chance y mucha mayor confianza.
Del resto de los 12 participantes, a falta del partant definitivo, que engalanarán la última prueba del último día de temporada estival, es un Gran Premio y todos deben tener sus opciones para completar la plaza que dejan los dos grandes favoritos de la prueba. Es siempre una carrera compleja con 2.800 metros por delante que da para mucho, y habrá que estar muy atento a los primeros metros para posicionarse, y en función de la posición, improvisar y guardar pulmón para los últimos 400 donde a buen seguro quedaran solo unos pocos para la lucha final de este bonito Gran Premio que cierra la temporada donostiarra.

Por lo que a nosotros respecta, nuestro Jockey Borja Fayos seguirá las mismas órdenes de siempre con el viejo “Ranyán”. Es un Gran Premio, pero no por ello vamos a cambiar la estrategia de apostar por una buena salida de cajones, un par de apoyos  y buscar posiciones de vanguardia para evitar problemas de recorrido. El ritmo en esta prueba debe ser mucho más cómodo para “Ranyán” que en la anterior sobre corta distancia de 2.000 metros donde le vimos sufrir durante todo el metraje, fuera de paso. Nuestro particular hijo de “Gold Away” tiene acreditada mucha distancia en su genética y creemos que esta prueba se ajusta mucho más a su condición de fondista, que la anterior donde se le quedó muy corto el metraje y tuvo que sufrir para finalmente, incluso con ese sufrimiento, entrar de nuevo en el trío.
Vamos con toda la ilusión por delante siendo conscientes de que por números y tablas aritméticas solo podríamos aspirar al máximo trofeo del bronce, pero estamos hablando del “gladiador de Donostia”, y con todos los respetos para el resto de contrincantes, en ningún caso firmamos de antemano esa buena posición remunerada. Confiamos en realizar nuestra mejor carrera, y que la gemela favorita falle en su intento, siempre contando con la inestimable y necesaria ayuda del Dios Tiáloc. Con esta mística ayuda, buscamos la gloria en un trazado que le encanta a este viejo gladiador. Podría ser su última visita a aquel bonito escenario de nuestro turf en el que tantas satisfacciones ha vivido,  y no habría entorno más bonito que cerrar su particular idilio ante todos aquellos grandes aficionados del norte que tanto lo aprecian, poniendo de nuevo en pista su enorme corazón en todo un Gran Premio de San Sebastián.

Vamos a por ella Viejo!!!
Mucha suerte Equipo!!!