Comienza la temporada de verano en el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid y con ella vuelven las carreras nocturnas bajo los focos de la pista de arena madrileña. Las noches de los jueves en el hipódromo se han convertido desde hace ya muchas décadas en un espectacular y exclusivo centro de ocio y diversión de nuestra ciudad, contando con el protagonismo de la emoción y la belleza de las carreras de caballos. La calidad de las carreras en esta temporada estival no es comparable al nivel de las pruebas de primavera y otoño, y esto se deja sentir en el verdadero aficionado, pero por el contrario, sí es un buen reclamo para nuevos aficionados que desconocen el turf, y que pueden encontrar en este fastuoso ambiente un buen fundamento para familiarizarse con el apasionante mundo del pura sangre.

La primera jornada se dará cita este próximo jueves a partir de las 22:15 horas donde nuestra cuadra pondrá dos de nuestros efectivos en pista. Inauguraremos la temporada en la primera de la noche con la participación de “Barbarigo” en una prueba de gentlemen y amazonas sobre la distancia de 1.700 metros. Nuestro cuatro años, reaparece después de una mala preparatoria al GP Carudel donde todas sus opciones quedaron dinamitadas en un “kamikaze” recorrido que pasó factura en la recta final. Después de esta mala experiencia, buscábamos una carrera con opciones de pasar nuevamente por ganadores que nos ayudara a coger moral de cara a la temporada donostiarra. Nuestro “prepa” nos pidió permiso para disputar esta prueba menor de no ganadores en el año, consciente que el nivel demostrado por “Barbarigo” muy posiblemente no nos encajara en este tipo de carreras, pero lejos de ponerle un pero, dimos rápidamente nuestra aceptación. Bajamos un par de peldaños en el nivel en el que se ha movido “Barbarigo” durante todo el año, pero ahora, no importa la calidad o la dotación económica de la prueba, siendo el único y osado objetivo el de ganar y desmentir su última mala actuación para que el caballo se sienta de nuevo ganador.

Las condiciones de la carrera se adaptan muy bien a las condiciones del caballo, lo que nos hace contar con una probabilidad de éxito considerablemente mayor a sus anteriores de máximo nivel. Pero en el turf, no existen carreras fáciles, y tendremos que competir en las mejores condiciones para volver a pasar por ganadores y comenzar de nuevo su ascenso a primera división. Con todos los respetos a los demás participantes de la prueba, la carrera debería pasar únicamente por las tres primeras mantillas; el nuestro como top de la escala, junto con caballos también de contrastado nivel como “Piquio” y “Ciriaco” que trataran de aprovechar sus dos kilos de ventaja para conseguir también esa primera y ansiada victoria del año.

Reiteramos que somos muy conscientes de la dificultad que siempre supone ganar con un caballo de carreras, cualquier mínimo incidente puede tirar por tierra todas esas ilusiones, pero las condiciones de la prueba nos invitan a salir a pista con ese total convencimiento. El caballo cuenta con una forma óptima, es doble ganador en arena, por tablas también debería salir como principal favorito con respecto a sus dos máximos rivales, y la distancia se encuentra en la una horquilla donde también es doble ganador. Las condiciones de la prueba obligan a contar con un jockey que no haya ganado más de cinco carreras en su vida, y aunque esto podría ser el único hándicap en contra, tenemos en el mismo patio un joven jinete que conoce a la perfección al caballo, que cumple esa condición y que con muchísima ilusión acepta el reto. Rubén Maroto (hijo de nuestro preparador Juan Luis Maroto) no ha pasado aún por ganadores, y su ilusión por hacerlo con un caballo como “Barbarigo” es tan grande, que dudo mucho que pueda dejar escapar esta gran oportunidad de salir de “maiden”. Confianza plena también en la monta. Mucha suerte Rubén!! estaríamos encantados de poder compartir contigo ese primer día tan especial como jockey.

En la segunda del día nos citamos de nuevo con “Cariben Blue”. Esta hija de “Pour Moi” ha estado en el filo de la navaja para salir de la cuadra en varias ocasiones, pero con su apunte en la última, nos pidió una nueva oportunidad de seguir en competición, que ahora concedemos. Será su segunda actuación en segunda parte de hándicap y esperamos que ese apunte del último día se consolide y podamos ver de nuevo mejoría en el poste de meta. La yegua ha mejorado mucho en esta última etapa de primavera en cuanto a trabajos se refiere, y también en aspecto físico. Incrementamos un poco la distancia hasta los 1.900 con respecto a su anterior, donde pareció pedir algo más de metros. Es evidente que por todo lo que hemos visto, no las tenemos todas con nosotros, seguimos con dudas fundadas de su aptitud para la competición  en el nivel que nos hubiera gustado, pero la única forma de despejar esas dudas es empezar desde abajo y situar su techo. Es evidente también que una mejoría, por poco que fuera en esta nueva salida sobre la arena, afianzaría su continuidad con nosotros para el resto del año. El flamante ganador del Gran Premio de Madrid, Borja Fayos, se sube nuevamente en la silla para tratar de buscar ese alivio.

Mucha suerte equipo y vamos a disfrutar de esa primera noche de verano….