Hoy era un día muy especial para trece nuevas ilusiones que debutaban al final de su inocente y cándida edad de los dos años, justo antes de iniciar esa edad clásica por excelencia. En el mejor de nuestros sueños de estas últimas semanas, aparecía la anhelada victoria de una yegua que había sido recriada por nosotros desde que apenas tenía siete meses. Uno de esos “patitos feos” que desde el mismo momento que se presentó en la subasta Acpsie 2017 no obtuvo la confianza de ningún comprador. Saciamos entonces su tristeza apostando por ella como nuevo efectivo para nuestra cuadra, y esperamos pacientemente esa recompensa que de alguna forma nos debía. “Danubian Blue” fue el nombre elegido para la competición, y desde ese mismo momento pasó a ser una nueva ilusión futura para la cuadra. La vimos crecer día a día desde que llegó a nuestra yeguada, la alimentamos, cuidamos y acogimos como la nueva mascota de la familia y, una vez amueblada su cabeza y preformado su físico, la ingresamos en el nuevo rol de la competición. Tras muchos meses de espera hoy se presentaba en sociedad por primera vez defendiendo nuestros colores, y el destino quería que de la misma forma, fuera también el debut de nuestra recién estrenada preparación con J.C. Cerqueira.

No estaba en los planes iniciales luchar una victoria en esta su primera salida, pero nuestro pequeño círculo sabía que su debut estaría muy por encima de lo que presumiblemente parecía acontecer. Habíamos esperado pacientemente este momento durante casi un largo año y, aunque no tenía esa forma óptima que se requiere para salir a ganar, sabíamos que la calidad demostrada en trabajos, sería más que suficiente para un debut más que digno. Como anticipábamos en la previa, hacía su aparición en el paddock muy bien presentada y tan solemnemente seria, que parecía incluso simular una experiencia que en ningún caso ostentaba. Ofreció ya en cajones un plus de excitación entrando la última del lote con alguna que otra dificultad. Fue un momento de angustia que rápidamente se desvaneció cuando vimos su primer galope en pista. Un más que atrevido “Francisco Jiménez”, en puestos de vanguardia desde los primeros metros y muy metido en carrera con las manos en la cruz, asumía esa valentía que siempre buscamos en todos nuestros caballos. La estirpe de los “Blue’s” hacía de nuevo acto de presencia en una larga recta inicial donde el estado de la pista hacía mella en todos los imberbes que buscaban ese primer y digno reconocimiento de la competición. Segundo a segundo se descontaba metraje a la prueba y, con el iris de nuestros ojos en continua dilatación, veíamos que esta hija de “Canford Cliffs” seguía seria e impasible al inicio de la curva y posterior entrada a recta definitiva. “Paquito” desenvainó su fusta que hasta ese momento había estado enfundada y, sin quitar las manos de la cruz, comenzó a enfilar con suma confianza una larga recta como puntero de la prueba. Aún con las manos bajas, cruzó el poste de los 400 como líder de la prueba y utilizó por primera vez la fusta en el poste de los 300 como buen presagio de una lucha que comenzaba a saborear con descaro. Aún dudábamos entonces de que pudiera sucumbir al tremendo esfuerzo y desgaste de ir en punta durante gran parte del recorrido sin otra referencia que la del buen macho que susurraba a su grupa pero, lejos de claudicar, la yegua apretó los dientes y entendió el primer fustazo como sinónimo de lucha aguantando la envestida por el interior de uno de los grandes favoritos de la prueba como era “Liberri”. Dura pugna en duelo directo que llegó hasta el último hectómetro donde un dulce y último fustazo del gran jockey hizo sacar ese corazón que tanto nos gusta ver en todos nuestros “Canford’s”, para sellar así la enorme victoria de una yegua que ha dado la campanada con dividendo de 32/1.

Muy orgullosos de este primer producto que recriamos con sumo cariño en nuestra yeguada, y que ya nos ha brindado una primera victoria cargada de mucha ilusión para el futuro demostrando clase y sobretodo muchísimo corazón. Muy ilusionados también con el magnífico comienzo de nuestra nueva preparación que nos ha hecho saborear una primera victoria mucho antes de lo esperado. Muy grande el trabajo que ha hecho J.C. Cerqueira y todo su equipo con esta yegua desde que se hospedara por el mes de febrero en su patio. Sin prisas, y con la pausa templada cuando ha tenido que emplearla, ha conseguido debutar de la mejor forma posible con una bonita, inesperada, e ilusionante victoria. Agradecimientos también para un Jockey de esos que hacen poco ruido, y que muy poca gente sabe de su enorme calidad. Uno de esos profesionales como la copa de un pino que año tras año no se cansa de demostrar su valía y aprovecha la más mínima oportunidad para reivindicar su talento. Hoy, de nuevo la monta que ha hecho “Francisco Jiménez” es digna de mostrar en cualquier escuela de aprendices. Mil gracias jockey. Ha pasado mucho tiempo para celebrar una victoria juntos, pero la espera ha merecido la pena….

No queríamos finalizar la crónica sin mencionar también a esas personas que hoy no eran protagonistas en la pista, pero que han sido parte fundamental de esta victoria. Personas anónimas que hoy queremos sacar a la luz como partícipes del éxito de “Danubian Blue”. Muchas gracias Ana, Pepe y Noel, cuidadores y responsables de la recría y doma desde que era muy pequeña. Gran parte del éxito es vuestro.