Muy a nuestro pesar, “Caribean Bue”  volvió este pasado domingo a no mostrarnos absolutamente nada en su cuarta salida a competición en el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid. Esta vez, en una distancia con dos curvas, esperábamos una mejora considerable con respecto a sus anteriores, tal y como parecían indicar sus orígenes y confirmar sus informes.

Las órdenes eran muy claras en esta ocasión y pasaban por situarla en una posición donde se sintiera cómoda en el recorrido y pudiera respirar tranquila y afrontar la recta en mejores condiciones que sus anteriores. El objetivo principal era poder disputar alguna colocación menor y, en ningún caso, bajar las manos en la recta por muy lejos que llegara. “Fayos” tenía la obligación de exprimir todo lo que la yegua tuviera dentro para confirmar o no la continuidad con nosotros.
No hubo forma de sacar demasiado a esta pequeña hija de “Pour Moi”; incómoda en el recorrido, ya tuvo que pegarle un palo en la curva y ser exigida para no caer al fondo del lote. Iniciada la recta, un pequeño amago, pero desgraciadamente solo trabajaba uno en ese binomio, y no era precisamente quien lo tenía que hacer. Borja tiró de brazos, de fusta, de riñones, de coraje, pero no hubo forma de sacar algo de su compañera de cuatro viajes hacia ninguna parte.
Ayer, fue el primero que se despedía de ella de camino a los ensilladeros y diez minutos más tarde, tomábamos como propietarios la decisión de finalizar de igual forma nuestro idilio con esta pequeña “Pour Moi” que desgraciadamente no llega en valor al mínimo exigido por nuestra cuadra. Nuestra filosofía de cuadra es apostar siempre por productos con un valor suficiente que nos hagan disfrutar y estar orgullosos de ellos, y para ello, deben tener esos atributos mínimos indispensables de honradez, corazón y coraje, seña de identidad de caballos que han pasado por nuestra cuadra como Orlov o Valiant Blue, y otros que hoy en día aún defienden nuestros colores como Ranyán o Barbarigo.

Es hora de buscar nuevas ilusiones para buscar esos atributos, y despedir otras que no se cumplieron. Desde hoy está disponible para cualquier interesad@ que quiera buscar una yegua de distancia, con buen origen, sin problemas de salud, y que sea capaz de esperarla un poco más de tiempo para poder divertirse en hándicaps de distancia. Estará disponible para verla físicamente en el patio de Juan Luis Maroto hasta el próximo viernes, fecha en la que tiene previsto viajar a la yeguada y esperar tranquilamente su futuro allí. Poco más que añadir a este nuevo sueño truncado que comenzara en aquella subasta Acpsie 2016 y que finaliza hoy. Más de año y medio de espera y confianza, que finalmente terminan en ese sabor agrio de la desilusión. No es la primera vez y, desgraciadamente, no será la última, así es este mundo de dichas y desdichas en el que hay que saber encajar estas situaciones con cab

eza fría.